“Lulín” Farrugia

El técnico del grupo

Por Egbert Lewis

El mayor de los hijos de “El Mago” Farrugia salió con  la vena hípica, aunque se desempeñó en un rol más técnico que lo llevó realizar funciones, tanto en plano de la hípica local, así como fuera del terruño.

Luis Humberto Farrugia Jr., “Lulín”, para la familia y para los hípicos, heredó de su padre  la  inteligencia, probidad y el deseo de que la hípica nacional diera un salto hacia la excelencia. Sus estudios en informática y comprensión de las apuestas, le sirvieron como llaves para ser director del centro de control de apuestas del Hipódromo Presidente Remón en donde participó de manera directa en el desarrollo de esa sensitiva área del negocio hípico.

   “Lulín” Farrugia también vivió muchos en Estados Unidos en donde también promovió el desarrollo de la actividad haciendo uso de sus conocimientos informáticos y su conexión con la hípica que, prácticamente, le vino de herencia.

  Junto a su hermano Andrés, fue de los primeros que entendió que lo de la familia es la hípica y que desde ese punto de partida tendría que “correr” por la vida.

Sobre “El Mago” Farrugia, “Lulín” coincide con el resto de la prole en el hecho de que su padre estuvo muy por encima del nivel mientras estuvo actuando, pero sobre todo, siempre se preocupó por ganar, hacer de la actividad hípica un juego lo más justo posible y de ser desprendido con los suyos. También fue generoso con los que no eran del entorno familiar a quienes no dudó en transmitir sus conocimientos, cada vez que pudo.

    Luis H. Farrugia Carles, “Lulín”, también tuvo el privilegio de darle a “El Mago” Farrugia a su primer nieto y participar mucho de algunos de los mejores momento de la cuadra, especialmente en el Hipódromo Presidente Remón en donde, coincide, su padres escribió la mejores páginas de su vida como entrenador.

OTRAS HISTORIAS DEL GRUPO

“Lulín” Farrugia

El técnico del grupo