Quizás uno de los pocos episodios tristes que ha tenido Luis Humberto Farrugia dentro de sus actividades hípicas se produjo en los primeros años de la década del 70, cuando se le acusó de haber presentado a la competencia a un grupo de caballos con una supuesta sustancia estimulante.

Después de una larguísima batalla judicial y de recopilar las evidencias suficientes, “El Mago” Farrugia pudo comprobar ante la faz nacional que lo que se le imputaba era falso, con lo que reinstaló a perpetuidad su nombre en el sitial que una malísima equivocación le había arrebatado temporalmente.

Esta difícil prueba sirvió además para reafirmar los conocimientos de Farrugia sobre la materia hípica, toda vez que logró que reconocidas figuras del mundo científico local, se retractaran de todas las acusaciones que le indilgaron.

Este episodio, hoy por hoy, es uno de los más recordados en la historia hípica de Panamá, puesto que el mismo tuvo implicaciones muy serias, las que pudieron haber terminado con una notable carrera.

Un reto

Una difícil prueba sirvió además para reafirmar los conocimientos de Farrugia sobre la materia hípica.

Un reto

Una difícil prueba sirvió además para reafirmar los conocimientos de Farrugia sobre la materia hípica.